miércoles, 4 de septiembre de 2013

Cómo vivir con fiebre reumática



La fiebre reumática puede causar estragos en el cuerpo humano, y aunque es bien conocida por los daños de la enfermedad en el corazón, la verdad es que puede tomar peaje en otras áreas del cuerpo. La fiebre reumática es una enfermedad que causa inflamación en muchas áreas, incluyendo el corazón, el cerebro, los vasos sanguíneos, la piel y las articulaciones. Por regla general, la enfermedad es resultado de un cierto tipo de infección por estreptococo, como el que se encuentra en la escarlatina y amigdalitis estreptocócica. Ocurre con mayor frecuencia en los niños entre las edades de 5 y 16 años. Es importante entender la enfermedad y cómo vivir con ella. 

Para lidiar con esta enfermedad…

Asegúrese de un diagnóstico correcto. La fiebre reumática es una enfermedad compleja que puede ser difícil de diagnosticar, sobre todo porque no todos los médicos están de acuerdo acerca de la condición. Muchos de los síntomas, están cubiertos  y también se pueden atribuir a una serie de otras condiciones y enfermedades. Por esa razón, probablemente será una buena idea obtener una segunda, tercera o incluso cuarta opinión, antes de aceptar el diagnosis. Pues debido a las diferencias de opinión con respecto a la fiebre reumática, puede ser difícil de diagnosticar positivamente la condición. Habrá que hacerle varias pruebas que incluirán análisis de sangre y un electrocardiograma (ECG). También pueden incluir pruebas adicionales sobre el corazón, así como de diversos tipos de culturas. 

Reconozca los síntomas, que incluyen dolor de pecho, latido irregular del corazón, fatiga, fiebre, dolor de cabeza, dolor de estómago, dolor en las articulaciones y/o inflamación, nódulos en la piel, nódulos linfáticos sensibles, problemas musculares, erupción, e incluso la pérdida de peso. 

Obtenga el tratamiento adecuado de la enfermedad. La fiebre reumática, si no se controla, puede ser peligrosa. El tratamiento debe tener tres objetivos principales. El primero será eliminar cualquier infección restante, el segundo debe ser reducir la inflamación en el corazón y las articulaciones, y el tercero eliminar las actividades físicas que podrían poner demasiada tensión en las partes ya dañadas del cuerpo. Los antibióticos, como la penicilina, deben ser prescritos para ayudar a matar la infección restante. Estos medicamentos pueden ser prescritos durante un largo período de tiempo. Otros medicamentos, como los anti-inflamatorios pueden ser administrados también para ayudarle a tratar las inflamaciones de la piel, las articulaciones o el corazón. Por último, se requiere reposo en cama de 3 a 15 semanas para permitir que el cuerpo se cure adecuadamente. 

Identifique las posibles complicaciones de la enfermedad. La aparición de la fiebre reumática puede causar enfermedades en el corazón a largo plazo. Puede causar daños a la válvula cardíaca y endocarditis recurrente. Se debe tener cuidado de evitar infecciones adicionales y a menudo requerirá de antibióticos antes de ciertos tipos de procedimientos médicos. Además, debido a la tensión que causa la enfermedad en el cuerpo, es posible que ciertas restricciones le sean impuestas por el médico. 

Reconozca que la enfermedad puede volver a ocurrir. Aunque algunos médicos sugieren que la fiebre reumática se produce sólo una vez, la mayoría no están de acuerdo. La mayoría de las recurrencias ocurrirán dentro de los primeros cinco años, después de eso, las posibilidades de recurrencia disminuyen significativamente. 

Tome todos los medicamentos recetados y siga todas las órdenes médicas, informe de la reaparición de síntomas o algún síntoma nuevo a su médico inmediatamente y nunca ignore cualquier tipo de síntoma relacionado con el corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario